FNE

34º Congreso Nacional de la Juventud

La convocatoria permite que los estudiantes de todo de todo el país, puedan analizar y debatir sobre las distintas problemáticas de la actualidad y a partir de eso, elaborar propuestas y pensar como llevarlas a la acción.
La ceremonia de apertura se realizó en el Centro Innovador Infinito por Descubrir, ubicado en la Ciudad Cultural. Al comenzar el acto, la presidenta de la Comisión Estudiantil, Camila Ordoñez, saludó a todas las delegaciones presentes.


La secretaria de Gestión Educativa, Aurora Brajcich, comenzó su discurso diciendo que estuvo recorriendo muchos canchones y allí notó una gran organización de los estudiantes, que es la misma que se observa en la realización del Congreso nacional.
“Los jóvenes tienen que levantar sus voces de la mejor manera, con respeto, pero se deben hacer escuchar, porque ustedes tienen inquietudes, conocimientos, situaciones complejas y las deben dar a conocer. Este Congreso sirve para colaborar con el mejoramiento de cada uno de los participantes”, dijo Brajcich.
En tanto, Martín Meyer, presidente del Ente Autárquico Permanente de la Fiesta de los Estudiantes, valoró la participación de los estudiantes que llegaron de otras provincias y pidió que en estos días sean más compañeros, tengan gestos solidarios y que se diviertan sanamente.
Luego, fue el turno de la disertación del psicólogo Arturo Cleirá, que expuso y reflexionó, entre otras cosas, sobre el avance de la tecnología y cómo influye en la comunicación de los adultos con los jóvenes.
“Hubieron muchos cambios de una generación a otra, por lo que tenemos un desafío nuevo por delante ya que estamos desfasados de la tecnología actual. Ahora, existen herramientas para comunicarnos, pero son solo eso herramientas. Nunca lo virtual puede superar lo real. Tenemos que evitar que lo virtual nos aleje”, resaltó.
Continuó diciendo que “lo virtual nos acerca lo que se encuentra lejos, y tenemos que evitar que nos pase al revés, que nos aleje de lo que tenemos cerca. Las redes no nos deben atrapar porque si eso pasa perdemos nuestra esencia”.
“Debemos volver a las fuentes, nada supera el cara a cara, el abrazo, el afecto, es decir, hay que apuntar a lo físico no a lo virtual”, finalizó.